RELIQUIAS



En este capítulo quiero dejar constancia de los edificios, lugares y detalles más significativos de Sabiñánigo que todavía resisten y que, por su valor ambiental, arquitectónico, emotivo o simplemente evocador de una época, (la que dió vida al "nuevo Sabiñánigo") merecen tenerse en cuenta en este blog.

En Sabiñánigo vivieron muchas personas que ya no han vuelto; son los casos de militares, empleados y directivos de fábricas, maestros, profesores del Instituto o gentes del pueblo que emigraron a otras ciudades. Las imágenes de esta página las reconocerán enseguida y espero que les traigan gratos recuerdos. Sabiñánigo ha cambiado mucho (ver capítulo SABIÑÁNIGO MODERNO) pero vale la pena volver.



El paso del tiempo, con la implacable actividad constructiva renovadora, va eliminando poco a poco los viejos edificios que fueron construidos en esa primera mitad del pasado siglo. Posiblemente algunos de los que se muestran en este capítulo ya habrán desaparecido el año próximo, como desaparecieron el año pasado alguno de los que incluyo.










PUENTE CABAÑERO DE EL PUENTE DE SABIÑÁNIGO


TRAMO DE CABAÑERA (CAÑADA REAL DEL VALLE DE TENA)


CASA DE EXPLOSIVOS


Puente cabañero de la Tulivana (actual)

MOSTRADOR DE LA ANTIGUA FONDA DE LA ESTACION


PUERTA DE LA VIA-APARTADERO DE EIASA
Abrir el siguiente:
ALBUM DE FOTOS RELIQUIAS ******************************************************************
CASOS SINGULARES
Vaya por delante que, en mi opinión, el edificio por excelencia es el de la Estación, no solamente porque fue el primero (excepción hecha de la cuadra/casa Roldán) sino porque fue la razón de ser de Sabiñánigo, de su nacimiento y de su desarrollo hasta nuestros días.
Ya desaparecidos edificios singulares como lo fueron la Fonda de la Estación, Casa Abadías, Farmacia Leonardo Coli, Casa de Rosendo Biescas, de Alfredo Laguarta, fachada de la Iglesia de Cristo Rey o Casa Pardina, de modestos estilos modernistas, racionalistas y neogóticos (la Iglesia), solamente nos quedan como edificios más representativos de los primeros tiempos la casa de El Faro, el antiguo Cuartel de la Guardia Civil y la Fonda Vidales.
A continuación expongo dos casos singulares que todavía se mantienen, a duras penas, en pie. Me refiero a la casa del director de la fábrica de Explosivos, actualmente en ruinas, y el Cine Escalar. La primera fue una bella casa modernista, proyectada por Rafael Jutglar, y la segunda (lo que queda de ella) es la fachada racionalista del Cine Escalar, proyectado por Antonio Uceda.
















Primera vivienda de Sabiñánigo donde se empleó el hormigón armado y con bastante antelación a las demás. Amigos de Serrablo solicitó al Ayuntamiento de Sabiñánigo la protección de este edificio por su interés arquitectónico, en previsión de las actuaciones urbanísticas de la zona industrial periférica donde se ubica, así como de la posible afección de la proyectada Autovia A-23, a lo que el Ayuntamiento contestó positivamente de tal forma que este inmueble será incluido en le catálogo de edificios a proteger y pasará a formar parte del equipamiento público de cesión obligatoria, cuando se desarrolle la gestión urbanística del sector industrial donde se ubica.


2) CINE ESCALAR (1948)